Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

The Art of Ancient European Magical Folklore

Carrito

Tu carrito está vacío

Continúa comprando

Erzsébet Báthory

Erzsébet Báthory (1560-1614), conocida como la "Condesa Sangrienta" o la "Condesa Drácula".

Báthory nació en una familia noble y poderosa en el Reino de Hungría. Durante su vida, se la acusó de torturar y matar a decenas de jóvenes mujeres, que trabajaban como sirvientas y campesinas en sus propiedades. Según los informes, la Condesa Sangrienta solía bañarse en la sangre de sus víctimas, creyendo que le ayudaría a mantener su juventud y belleza.

Se cree que Báthory buscaba a sus víctimas entre las jóvenes campesinas y sirvientas que trabajaban en sus propiedades. Según los informes, las atraía a su castillo con la promesa de trabajo, comida y alojamiento. Una vez que las tenía en su poder, las sometía a torturas y abusos terribles. Se dice que Báthory era especialmente cruel y sádica, y que disfrutaba infligiendo dolor a sus víctimas. Las torturas que se le atribuyen incluyen palizas, quemaduras, cortes y mordeduras, así como otros actos de violencia extrema. Además, se cree que Báthory les arrancaba la piel con pinzas, les cortaba los dedos y la lengua, y les sacaba los ojos antes de matarlas.

Aunque las acusaciones contra ella eran conocidas en la región, no fue hasta que uno de sus cómplices confesó a las autoridades que Báthory fue arrestada en 1610. Fue juzgada en un juicio secreto, sin acceso a abogados, y condenada a prisión domiciliaria de por vida en su castillo. Algunos de sus cómplices fueron ejecutados por los crímenes.

Además, algunos detractores argumentan que la leyenda de la Condesa Sangrienta se ha exagerado y se ha convertido en una especie de mito popular, alimentado por la cultura popular y las obras de ficción que han sido inspiradas por ella. Aseguran que no hay pruebas suficientes para demostrar que Báthory era una asesina en serie que bañaba en la sangre de sus víctimas.

A pesar de estas objeciones, la mayoría de los historiadores y expertos creen que hay suficiente evidencia para respaldar la acusación de que Báthory cometió crímenes atroces y terribles contra mujeres jóvenes en su castillo.