Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

The Art of Ancient European Magical Folklore

Carrito

Tu carrito está vacío

Continúa comprando

Historias de fantasmas

Durante tiempos inmemoriales los humanos han contado historias de fantasmas, hablado de las sombras de los difuntos que regresan para molestar a los vivos que motiva a  crear una atmósfera de ansiedad y terror.

Cementerios con lápidas rotas y capillas en ruinas abandonadas bajo la luz de la luna, viejas moradas infestadas de sombras cuyas cortinas gimen con el viento y puertas que chirrían. Antiguos castillos colgados en las cimas de los picos, posadas en el bosque que alguna vez fueron el lugar predilecto de habitantes no deseados, páramos y marismas cubiertas de niebla. Pues bien, este es el tipo de lugares donde habitualmente vemos apariciones de muertos, espectros en sudarios ensangrentados o que ahogados dejan un reguero de agua del mar.

Pero ¿qué hay detrás de esas, a veces, terribles visiones? 

Ven con nosotros a descubrir la historia que hay detrás de las apariciones, los espectros, los exorcismos y las almas en pena.

 

historias de fantasmas

 

La Jornada

Basándonos en una gran bibliografía de académicos (consulta disponible para aquellos que lo deseen) en diferentes áreas, medievalistas, folkloristas, historiadores, antropólogos, etc., os explicaremos qué eran realmente estas apariciones para los paganos, quiénes volvían (está claro que no todos regresaban al mundo de los vivos) y para qué.

Caminaremos por los ritos de paso, la creación del purgatorio, el sentido romántico de la sombra, entre otros, para poder llegar no sólo a entender sino a saber diferenciar un fantasma de espectros, renacidos, sombras e incluso los famosos poltergeist si es que son realmente fantasmas.

 

 

Por si fuera poco, cuando regresemos bajo las raíces del Roble Embrujado (The Haunted Oak) hablaremos del famoso vuelo nocturno o vuelo de brujas. 

Aprenderemos las similitudes y orígenes parecidos entre los dos temas explicados y conseguiremos una comprensión bastante profunda de este fenómeno que actualmente sigue en uso.

Al finalizar, os obsequiaremos con un preparado mágico que os ayudará a aliviar las tensiones vividas durante la jornada.

Una historia de fantasmas

Os dejamos posiblemente una de las primeras historias de fantasmas registrada y que después de nuestra jornada podrás dar explicación y contexto.

Se la debemos a Plinio el joven entre el 61 y 113 dC. El texto aparece en una de sus 247 cartas históricas supervivientes, ésta en concreto fue una carta a un senador romano llamado Licinius Sura.

 Había en Atenas una casa grande y espaciosa, pero de mala reputación y pestilente. En la oscuridad de la noche se oía con frecuencia un ruido parecido al entrechocar del hierro, que, si se escuchaba con más atención, sonaba como el traqueteo de grilletes; al principio parecía distante, pero se fue acercando poco a poco; inmediatamente después apareció un fantasma en la forma de un anciano, sumamente flaco y escuálido, de larga barba y cabello erizado; sacudiendo los gyves en sus pies y manos. En consecuencia, los pobres habitantes pasaban noches en vela bajo los terrores más funestos imaginables. Esto, al romper su descanso, los sumió en trastornos que, a medida que aumentaban los horrores de su mente, resultaron al final fatales para sus vidas. Porque incluso durante el día, aunque el espectro no apareció, su recuerdo causó una impresión tan fuerte en su imaginación que todavía parecía ante sus ojos, y su terror permaneció cuando la causa del mismo desapareció. 

Por este medio la casa quedó finalmente desierta, como juzgada por todos como absolutamente inhabitable; de modo que ahora estaba completamente abandonado al fantasma. Sin embargo, con la esperanza de que se encontrara algún arrendatario que desconociera esta gran calamidad que la acompañó, se hizo una factura, dando aviso de que se alquilaba o se vendía. Sin embargo, el recuerdo de ello hizo una impresión tan fuerte en su imaginación que todavía parecía ante sus ojos, y su terror permaneció cuando la causa de ello desapareció. 
Sucedió que el filósofo Atenodoro vino a Atenas en este momento, y leyendo el billete averiguó el precio. La extraordinaria baratura despertó sus sospechas; sin embargo, cuando escuchó toda la historia, estaba tan lejos de desanimarse, que se sintió más fuertemente inclinado a contratarlo, y, en fin, así lo hizo. Cuando se hizo tarde, mandó que le prepararan un lecho en la parte delantera de la casa, y después de pedir una luz, junto con su pluma y tablillas, ordenó a toda su gente que se retirara adentro. Pero para que su mente no se abriera, por falta de ocupación, a los vanos terrores de los ruidos imaginarios y de las apariciones, se dedicó a escribir con todas sus facultades. 

La primera parte de la noche transcurrió con el silencio habitual, luego comenzó el repiqueteo de grilletes de hierro; sin embargo, ni alzó los ojos, ni dejó su pluma, sino que cerró sus oídos concentrando su atención. El ruido aumentó y avanzó más cerca, hasta que pareció en la puerta, y finalmente en la cámara. Miró a su alrededor y vio la aparición exactamente como se la habían descrito: estaba ante él, haciéndole señas con el dedo. 

Atenodoro hizo una señal con la mano para que esperara un poco y se inclinó de nuevo sobre su escritura, pero el fantasma sacudiendo sus cadenas sobre su cabeza mientras escribía, miró a su alrededor y vio que le hacía señas como antes. 

Ante esto, inmediatamente tomó su lámpara y la siguió. El fantasma avanzaba lentamente, como si estuviera cargado con sus cadenas; y habiendo entrado en el patio de la casa, de repente se desvaneció. 

Atenodoro, estando así desierto, marcó el lugar con un puñado de hierba y hojas. Al día siguiente se dirigió a los magistrados y les aconsejó que ordenaran excavar ese lugar. Allí encontraron huesos revueltos y entrelazados con cadenas; porque el cuerpo se había descompuesto por mucho tiempo tendido en el suelo, dejándolos desnudos y corroídos por las cadenas. Los huesos fueron recogidos y enterrados a expensas del público; y después de que el fantasma fue debidamente sepultado, la casa no volvió a estar embrujada.

Esta historia la creo sobre la afirmación de otros; Yo mismo puedo afirmar a los demás lo que ahora cuento. Tengo un liberto llamado Marcus, que tiene una tintura de letras. Una noche, su hermano menor, que dormía en la misma cama con él, vio, como pensó, a alguien sentado en el sofá, que le puso un par de tijeras en la cabeza y, de hecho, le cortó el cabello desde la coronilla. eso. 

Cuando llegó la mañana, encontraron que la corona del niño estaba cortada y el cabello estaba esparcido por el suelo. 

Después de un breve intervalo, un hecho similar dio crédito al primero. Un esclavo mío dormía entre otros en sus aposentos, cuando dos personas vestidas de blanco entraron (según cuenta él) por las ventanas, le cortaron el pelo mientras yacía y se retiraron por el mismo camino por el que entraron. La luz del día reveló que este chico también había sido rapado, y que su cabello también estaba esparcido por la habitación. 

No siguió nada destacable, a menos que escapé a la persecución; procesado yo debería haber sido, si Domiciano (en cuyo reinado estas cosas sucedieron) hubiera vivido más tiempo. Porque una información presentada por Carus en mi contra fue encontrada en su escrutinio. 

Por lo tanto, se puede conjeturar, ya que es costumbre que los acusados ​​se dejen crecer el cabello, que este corte de cabello de mis sirvientes fue una señal de que vencería el peligro que se cernía sobre mí.

Le ruego, entonces, que aplique el aprendizaje a esta pregunta. Merece su prolongada y profunda consideración; y no soy yo mismo un destinatario indigno de su abundante conocimiento. Y aunque deberías, a tu manera, discutir en ambos lados; sin embargo, espero que arroje sus razones más importantes en una sola balanza, para que no me despida en suspenso e incertidumbre, mientras que yo lo consulto a propósito para determinar mis dudas. 

Despedida.

Todas las actividades que se realizan en The Haunted Oak no tienen por finalidad alterar de forma alguna tus creencias o decirte en qué creer o en qué no. Te explicamos aquello que otros eruditos han extraído del estudio del folklore, la historia y la antropología sin ánimo de entrar en la realidad del mundo mágico